lunes, 5 de octubre de 2009

El Íncubo

Aquella noche ya era algo tarde, las calles de mi ciudad se sentían misteriosamente sombrías y heladas; lo sé, quien me mandaba andar de vaga ebria con los amigos, aunque la verdad es que ya tenia tiempo de estar recluida en mi casa, después de tantas pérdidas -tanto físicas como emocionales-, pues sólo creí que ya era tiempo de salir. Como sea, ya no hablaré jamas de mi pasado, pues él ya se encuentra donde debe estar.
Desde
días atrás recurría a mi mente una extraña fantasía, en la cual me perdía, era como consumir la mejor de las drogas, aunque es sólo una insulsa comparación, pues a pesar de que nadie lo crea, no he probado ninguna de estas; es más, estoy segura de que ese elixir, del que he sido presa, no se compara en absoluto, lo que he llegado a sentir, con droga alguna. Es algo así como un deseo de estar con alguien; pero más que un amante simplón, que recorra cada poro de mi piel con ese dulce y frío aliento, que de verdad sepa tocar mí piel, cada rincón, cada recoveco, simplemente hasta llegar hasta ese punto de ebullición, a el climax; un amante pasional que realmente sepa lo que hace y no uno egoísta, que tan solo desee saciar su propia necesidad. Si era una loca fantasía, por que creí que era solo eso, una fantasía, un deseo, y también pensé que se debía a estar recluida en esas paredes, y que la locura quería apoderarse de mí. Pero luego en sueños también aparecía de una forma rara, así es, digo rara por que no podía ver a nadie en mis sueños, solo me pareció sentirle, pero jamas rostro alguno, solo un color azul, sí, entre un azul cielo y grisáceo, sin embargo nada corpóreo. Ese ser místico que aparecía en mis sueños, saciaba todos mis deseos pasionales, sensaciones que en sueños -o en vida- jamas creí sentir, es más, los superaba, ya que me despertaba con la sensación de que había sido real. Cuando comenzó a asustarme, decidí a investigar, y en el Internet encontré: Alucinación hignogógica o hipnopómpica, creí que esa fue la respuesta a lo que me pasaba; a pesar de que aquello era común en adolescentes, niños y ancianos, o sea gente de determinada edad, que tales sueños eran en base a lo ocurrido al día anterior de quienes los padecian, aun así me tranquilizé y me dije a mi misma que si esas alucinaciones se hacían más intensas, sería momento de buscar ayuda.


Ese día decidí tomármelo tranquilamente, y como era verano, y los amigos no iban a la Uni, pues llamé a unos para que fueran a mi casa a jugar cartas, los cité a media tarde, bebimos una que otra cerveza y luego vimos películas hasta media noche. Cuando se marcharon, decidí tomar un baño, para dormir cómoda. Y así fue, dormí tranquilamente. Hasta que comencé a sentir esa invasión, pero afortunadamente me desperté; aunque esta vez, en ese sueño el ser tenia rostro, sólo logré verlo por un instante, así que mejor me propuse a olvidarlo y relajarme, y me tomé un té de azahar.
Aquel día trabajé en el jardín, pues la maleza ya estaba muy crecida, las bellas rosas lilas que tanto me gustaban
casi no se veían. Ya por la tarde, mientras leía un libro, sonó el teléfono, era uno de los amigos que habían ido el día anterior.- ¿Jazmín?- era la voz de Rafael, un chico que estubo conmigo en todo momento, cuando todo fue duro de llevar.
- Sí, soy yo Rafael, ¿Como estas?-.

- Bien, y tú hermosa ¿Como te sientes hoy?- solía
llamarme hermosa, y no me molestaba, pues se que no lo hacia con intención de burla, si no que lo decía como un cumplido, por tal razón, no me enfadaba que él me llamará así, y por otra parte era una persona que apreciaba de verdad, si no había salido con él, era por el miedo a perderle también.
- Muy bien, aun mejor que ayer. Creo que al pasar las vacaciones retomaré el estudio-.
- ¡Genial! es mas de lo que quería escuchar, muy bien de verdad, sabes que cuentas conmigo-.

- Así es, lo se, y te lo
agradezco.-
- ¡Rafa!- se escuchó a lo lejos por la bocina del
teléfono, era su padre.
- ... Lo siento, pero tengo que irme. Como noto que te sientes mucho mejor, no se si quieras ir mañana al Bar de siempre, los demás me
dijeron que intentara convencerte, supongo que dirás que sí... y además estará Erzsébet y otra banda de España que le gusta a Lucia, pero no recuerdo el nombre...-
- Claro que sí voy, sólo que supongo que ya no hay boletos, o han de costar mucho.-

- No, ¿como crees?, eso de los boletos ya está resuelto, ¿quieres que pase por
mañana?.-
- Si mañana trabajas, No. De verdad no te preocupes, nos vemos allá-.

- Pero salgo temprano, recuerda que cuándo trabajo los sábados, sólo trabajo medio día-.

- Cierto, es verdad... esta bien, aquí te espero. Mas o menos ¿a qué hora pasas por mí?-.

- Al rededor de las 9-.

- OK!, me mensajeas unos 15 minutos antes, para estar atenta a la ventana-.

- Muy bien
hermosa. Nos vemos mañana-.
- ¡Hasta mañana! ¡Adiós!
-.
- ¡Adiós!-.

El oírle de nuevo decir
hermosa, me hizo recordar el primer día que me llamó así. Estábamos en la universidad, y él entraba por el aula, yo me encontraba hacia el fondo con unos amigos, cuando de repente me llamó por mi nombre:
- ¡Jazmín!- yo volteé, para luego escucharle de nuevo...
- ¿Cómo sigue todo
niña hermosa?- dijo mientras acortaba la distancia y se acercaba hacia mí. Pero aun estaba algo lejano, por lo cual toda la clase escuchó, si no se burlaron, sólo fue por lástima, por los momentos que pasaba, creo que pensaron que sería inapropiado reírse; por lo cual, se limitaron a voltear la mirada hacia mí y tragarse la risa. Sinceramente me sentí un tanto absurda y cursi, a pesar de que yo no había dicho aquellas palabras, y sobre todo, por que nunca me gustó la miel, siempre me había empalagado. Aun así, me limité a dedicarle una sonrisa, esperanzadora y no coqueta. Y luego le conté la suerte que había tenido en los últimos días.

Ésa noche, por primera vez de tantas, de verdad dormí tranquilamente, nada alteró mi sueño; Me desperté hasta que el sol me caló en la espalda, ¡Ya era medio día!. Me levanté y me puse a lavar algunas prendas, y luego escogí lo que usaría esa noche. Desidí que para comer prepararía
Lasaña: mi comida favorita; para acompañar hice un poco de ensalada con vinagreta, y llámenme loca, pero, se me antojo beber del vino añejo francés -que alguien nos regaló en una navidad más próspera que la pasada-, con un poco de té verde, así es, mezclé ambas bebidas, y no me pareció asqueroso, para nada. No lo había notado, hasta cuando terminé de comer: me mareé un poco, ya que me bebí todo lo que había en la botella.
Aquel día me sentía extrañamente feliz, eso lo hacia diferente a los demás; mi felicidad no se debía al vino, pues caí en la cuenta, de que, el grado de felicidad era enorme, y justamente tube que descubrirlo hasta después de beber.
Caí dormida en el sillón, me dí cuenta de ello hasta cuando la hija pequeña de la vecina, me despertó, pues llamaba a la puerta. Después de atender a la pequeña, corrí a ver la ahora, eran las 7 pasadas, aun tenía buen tiempo para arreglarme. Me bañé tranquilamente en la tina, con ese shampoo, que tenía un aroma provocador a moras,lilas y rosas, ¡me fascinaba!. Luego de la hora del relax -y de que gracias al baño se me bajo el alcohol-, cepillé y sequé mi cabello, me maquillé y luego me vestí; me puse mi corsé favorito: el de terciopelo francés negro, con la orillita de seda roja, y luego me metí en los patalones de cuero negro -con los que se me veía trasero, je je-. Finalmente me puse las botas largas de charol, que era lo mas tardado de vestir por las agujetas. Al terminar de alistarme, el reloj y eran 5 para las nueve, así que me retoqué las uñas, lo sé, era un milagro que me hubiera arreglado tan pronto, lo que importaba era que lo había hecho bien y rápido, ¿no?.
Como a eso de las 9:15, Rafael me marcó y me dijo que iba llegando. Tomé mi abrigo, mi morral, y las llaves, luego bajé por las escaleras y prendí la luz de la sala, la dejé de esa manera y salí de mi casa. A penas me disponía a sentarme en el escalón que está afuera de la puerta de la entrada, cuando que Rafael doblaba la esquina en su pequeño deportivo clásico, que era un regalo de su padre, y por el cual todas las tipas locas de la escuela querían salir con él, la verdad ese tipo de interés superficial de la gente, me daba jaqueca; él no era pretencioso, por lo cual, no solía llevar su auto a la Uni.
Bien, pues abordé el auto, le dí un beso en la mejilla, aunque sé que en el fondo, él esperaba un beso en los labios; también sabía que el olor del shampoo en mi cabello lo volvía loco. Como sea, platicamos de esto y de aquello, y luego llegamos al bar.
En la entrada nos esperaban Lucia -al parecer con su nuevo novio-, Marco, Sophie, Nancy, Roy, Alessa y Ágata. ¡Oh, no! todo mundo iba en parejitas, bueno, menos Alessa y Ágata, aunque Alessa al parecer gustaba de las féminas, -de las mujeres, para que me entiendan-, pero hasta donde sabía, Ágata, pues no. Como sea, dejé de juzgar a la gente, y nos acercamos a ellos, los saludé a todos, y todo mundo se mostraron sinceros al decirme que se alegraban de verme allí. Cuando Lucy me presentó al nuevo galán, su rostro me pareció familiar, creo que era uno de los chicos que ayudaban en la videoteca de la Uni, y al parecer se llamaba Cassiel y estaba de intercambio. Entramos al Bar, transcurria la noche, la musica en vivo me ambientó, me bebí como 4 cervezas -lo sé, me comporté como una ebria ese día-, cuando noté que Rafael se dirigía hacia la puerta, con el cel en la mano, al parecer luchando por escuchar lo que le decían por el cel, lo seguí y cuando logré alcanzarlo en la salida, ya había colgado, me dijo que habían internado a su mamá, por que al parecer le había dado un paro respiratorio. Después de contarme lo ocurrido, se me fué un poquito lo borracho.
- De verdad, voy contigo -le dije-, dime en que hospital está-.
- No, Jazzie -solo los amigos solían llamarme así-, tú quédate aquí -correcto, fué una orden, y no una petición, pero lo hizo con tono cálido y considerado-. Me gusta verte así, feliz. Y aparte ya hacía buen tiempo que no salías a divertirte. De cualquier forma, mi mamá ya está bien, el peligro pasó, sólo estará en observación ésta noche; ya vez que padece de Asma, y que ella siempre ha sido muy sana, sólo la observan para asegurarse de que no le vuelva a ocurrir lo mismo-.
- Ves, por eso digo, que, te acompaño, al cabo que ya tenemos una horas aquí -ví el reloj de mano, y marcaba la 1:30 pasadas-.
- No de verdad, quédate -Ok, de nuevo insistió mucho, bueno, aunque yo también-. Le diré a Marco qué si te puede llevar a tu casa más tarde, mira, le prestó el coche y qué te lleve antes de llevar a Sophie; no traen coche, por que está con el mecánico-.

- Bueno, está bien -acepté, por que de repente noté que parecía una pelea tonta de pubertos-. Pero por favor, avísame si hay alguna novedad-.

- Lo prometo -me dijo, con un brillo especial en los ojos, y noté que extrañamente, jamás me había mentido.


Cierto, parecía como si yo quisiera de verdad a Rafael, y así era, pero también sabía que él me quería más -quizá mucho más-, de lo que yo lo quería a él; creo que eso se debía a el miedo de perderlo -como ya antes lo mencioné-, pero sobre todo, por que yo lo admiraba y le tenía un gran cariño, y ambos sentimientos, eran mayores que el hecho de quererlo.
Luego, Marco a lo lejos, notó que nos encontrabamos en la salida, y Rafael le hizo una seña para que se aproximara.

12 comentarios:

Υзsѕykα!! dijo...

y que paso cuando se acerco???
es feo la sensacion que te agarra cuando queres salir con un amigo y no lo haces por esa misma razon, me ha pasado pero no hay vuelta atras: un minimo error y te quedas sin el novio y sin el amigo...
has cambiado tu foto de perfil!!! te puso en la "ZONA DE BANNER"!!!
pd: tengo una pregunta cual es el té de azahar.??
KISSES!!!

eluge dijo...

Hola. Muy buen relato. Estoy impaciente por ver el final.Un saludo.D.E.P.

Υзsѕykα!! dijo...

hola!!!!!!!!!!!
esta activado la moderacion de coments por eso no viste rapido el comentario pero ya esta jaja
zona de banners fijate en el menu de direcciones arriba debajo del encabezado donde dice MI ZONA DE BANNERS me voy a trabajar despues paso con tiempo!!!

Υзsѕykα!! dijo...

pd_ no esta dedicado a nadie jajaja es solo un escrito instantaneo...

Virginia dijo...

Muy buena historia...o esto paso de verdad..de todas formas estoy esperando muy pero que muy impaciente el resto del relato...
Saludos.

Ichi Cryptorchid dijo...

Espero el final con muchísima ansia!

Bloody Kisses dijo...

Muy interesante tu relato! Hay algo de verídico en él? jeje ahora quiero leer el final!
Te sigo visitando...
(Bloody) kisses...

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazon
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG
VENAS Y RECOVECOS PURPURAS



CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesia ...


AFECTUOSAMENTE
VENAS Y RECOVECOS PURPURAS



jose
ramon...

KI dijo...

Excelente relato!. Me tuvo atento en todo momento :).. espero el siguiente

Un beso LADY BLUE

Ichi Cryptorchid dijo...

¿Puedes creer que no puedo dejar de leerlo?

Nafire dijo...

hola he conocido tu blog por KI y me ha encantado me ire pasando a ver con que más cosas interesantes me sorprendes un saludo.

Υзsѕykα!! dijo...

hola!!!!
bueno muchas preguntas has hecho jajaja
creo q al leer el scrito tambien haria las mismas preguntas
pero creo q las respuestas las tienen esas personas que no estan...
el escrito es veridico pero no mio sino de una amiga, aunque yo pase por una situacion similar

sombras que han pasado...